Artículos en la categoría 'ZZZ-DESTACADO'

Facebook sigue siendo la red social de la que todos hablamos, y sin duda seguirá estando en el ojo del huracán por muchos años -pese a que muchos detractores vaticinan (¿desean?) su pronta desaparición-. Es una de las consecuencias de tener más de 1.000 millones de usuarios a nivel mundial… y creciendo, tanto a nivel orgánico como vía adquisiciones.

Y un fenómeno tan poco habitual, liderado por un joven visionario que el día 14 de Mayo cumplió 30 años, es también foco de atención de estudios relativos al comportamiento humano, especialmente en un momento en el que lo virtual es tan o más importante que la realidad tangible: la influencia de las redes sociales en nuestros hábitos cotidianos está siendo observada y analizada con lupa, como la que han utilizado los investigadores de la Charles Sturt University, en Australia, para determinar qué rasgos determinan una personalidad solitaria a partir de la forma de interactuar vía Facebook.

El estudio, que será publicado en la edición de Julio del “Computers in Human Behaviour Journal”, basa sus conclusiones en el análisis de los posts de 600 mujeres, la mitad de las cuales se consideraban “solitarias”.

Y la primera de ellas es muy llamativa: las personas solitarias tienen tendencia a postear en exceso (desde contenidos a simples “me gusta”), e incluso a compartir datos muy personales.

Un 79% de las personas que se definieron como solitarias daban mucha información respecto a sus libros favoritos, películas, política, religión, etc. (en comparación con el 65% de la otra mitad de la muestra). Y un 98% de las mismas no dudaban en compartir su estado civil públicamente, así como la dirección de su domicilio, en lugar de restringir estos datos a su grupo de amig@s más cercano.

Según el profesor Al-Saggaf, coautor del estudio, tiene mucho sentido que este tipo de personas decida “abrirse” más de lo normal. Es una forma de facilitar a otros el poder iniciar algún tipo de contacto con ellas y, de esta forma, ayudar a superar el sentimiento de soledad que alberga.

Ahora bien, la cosa puede no quedar allí: según otro estudio publicado en 2010, “El impacto de las Redes Sociales en los niños, adolescentes y la familia” (Academia Americana de Pediatría), una dependencia excesiva de las redes sociales puede llevar a lo que se ha denominado “Facebook Depression”: una depresión derivada de la soledad que implica estar solo, sentado frente a una pantalla, interactuando a través de una plataforma como Facebook en la que habitualmente la gente cuelga fotos atractivas de viajes, noticias positivas, momentos felices… es decir, un mundo casi perfecto, lo que lleva a una presión social tan elevada por intentar ser tan feliz, inteligente y “fantástico” como el resto del mundo que puede provocar un estado de depresión en caso de no lograr el objetivo.

En resumen, las redes sociales pueden ser muy útiles a muchos niveles, pero siempre en su justa medida. Si nos dejamos llevar por la inmediatez, la velocidad que nos “exige” el estar al día en todo momento, sin duda tendremos problemas y dejaremos de disfrutar las cosas realmente valiosas que hay más allá de una pantalla de móvil, tablet o portátil.

______________________

Fuente: www.marketwatch.com

Imagen: Shutterstock

Etiquetas:
Compártelo:

En el año 2010, un libro titulado “Socialnomics” revolucionó el mundo editorial, y más concretamente el de las obras y publicaciones dedicadas al análisis y estudio de las tendencias en materia de redes sociales e internet. En su momento llegó a alcanzar el número 1 en ventas de Amazon en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Alemania, y su éxito se basó en un enfoque eminentemente práctico, con un estilo fresco, directo y sencillo pero, a la vez, tremendamente riguroso: el autor entrevistó a directivos de 75 de las mayores empresas del mundo (ranking de la revista Fortune, 50 universidades y más de 100 pequeñas y medianas empresas.

En su libro, Erik Qualman no sólo pretendía hacernos ver la influencia de las redes en nuestra vida diaria, sino también cómo las marcas y las empresas podían beneficiarse de ellas para reducir costes, optimizar sus estrategias de Marketing, vender más y llegar al usuario final (a los consumidores) con mensajes más eficaces. Fue tal su éxito que de allí derivó un blog, Socialnomics.net, considerado una de las referencias mundiales en el ámbito de social media.

Una de las iniciativas más interesantes que se derivaron de este fenómeno fue la de resumir, en formato de vídeo y en poco más de 3 minutos, algunas de las estadísticas, cifras y conclusiones del mundo de las redes sociales. La versión de 2014 se publicó hace apenas un mes, en Abril, y es la quinta de la serie. Aunque -de momento- está disponible solamente en inglés, pienso que es lo suficientemente interesante como para desconectarte brevemente de tu entorno y dejarte llevar por datos que, sin duda, te sorprenderán. A modo de aperitivo:

  • El 53% de la generación de millenials (jóvenes nacidos entre 1981 y 1995, también denominada “Generación Y”) preferiría perder el sentido del olfato a tener que prescindir de la tecnología
  • El 20% de las búsquedas en Google de un día cualquiera no se habían buscado nunca antes… lo que indica que la información vuela, evoluciona a velocidad de vértigo
  • 1 de cada 5 parejas se conocen online; esta cifra sube a 3 de cada 5 en el caso de las parejas gay
  • El 93% de las decisiones de compra están sometidas a la influencia de las redes sociales

Si quieres saber  más, aquí tienes el vídeo. Disfruta.

Compártelo:

En algún artículo ya he destacado que una estrategia de Social Media no tiene que ir necesariamente ligada a tener presencia activa en todas y cada una de las redes o plataformas “de moda”. El error más habitual, de hecho, es pensar que, si queremos ser alguien en el mundo 2.0, debemos empezar por abrir una cuenta en Facebook,  Twitter, incluso Instagram si nuestros productos son atractivos… Pues bien, no sigas por aquí, pues probablemente te acabarás estrellando tarde o temprano.

En realidad, una buena estrategia se basa, como muchas otras cosas en la vida, en el menos común de los sentidos: el sentido común. Y si tienes experiencia en Marketing, ya sea de la vieja o nueva escuela, sabrás de lo que te hablo.

Para empezar, una estrategia con cara y ojos se debe basar en unos objetivos claros, en saber a dónde queremos llegar. A partir de aquí, iniciaremos una labor de análisis para determinar qué debemos hacer y cuáles son las redes sociales que más nos convienen. Siempre, por supuesto, en base a dichos objetivos.

A modo de ejemplo, analizaremos 5 de las redes sociales más populares, sus ventajas, inconvenientes, puntos fuertes… Facebook, Twitter, Linkedin, YouTube y Google + nos irán muy bien para este análisis, sin olvidar que existen muchas otras opciones, desde Pinterest a Instagram, pasando por Whatsapp, Foursquare, etc. Pero esas 5 son, probablemente, las más populares y las que cubren un espectro más amplio de segmentos y perfiles de población.

FACEBOOK

Parece casi imposible decir “no” a Facebook, la más popular a nivel mundial con más de 1.200 millones de usuarios. Ha triunfado gracias, entre otros aspectos, a su simplicidad y facilidad de uso, la gran cantidad de plug-ins y apps compatibles, y la cada vez mayor aceptación y uso a través de dispositivos móviles, como tablets y smartphones.

Ahora bien, como puntos no tan positivos está el hecho de que Facebook requiere una inversión constante por parte de las marcas que quieran crecer en alcance, número de fans, impacto. Quedan atrás los tiempos en los que un buen contenido y una estrategia de posts consistente en el tiempo podían ser suficientes para impactar de forma óptima en nuestro público objetivo. Ahora ya es otra historia, y este “alcance orgánico” de nuestra página (es decir, el conseguido sin realizar ningún tipo de inversión publicitaria) está siendo frenado, y lo será aún más: las tácticas que hicieron de Facebook la plataforma preferida de muchas empresas dejarán de ser eficaces.

TWITTER

Los desarrolladores de Twitter se han puesto las pilas ante la avalancha de competidores a los que se tiene que enfrentar, algunos de ellos nacidos en Asia. Por este motivo han surgido iniciativas como las Twitter Cards, que promueven los contenidos multimedia e interactivos como herramienta de “captación” de usuarios objetivo. Últimamente han introducido también opciones de comunicación en tiempo real, a modo de los chats de Facebook; y por supuesto hay nuevas y diversas opciones para las marcas en lo que a soportes publicitarios se refiere.

Pero no todo es tan sencillo: intentar resumir mensajes relevantes en apenas 140 caracteres no es tan sencillo como parece. Y si además -al igual que con Facebook- Twitter nos anima a invertir en publicidad si queremos tener más visibilidad y llegar a nuestro público objetivo, nos volvemos a topar con la obligación de destinar un presupuesto publicitario que era innecesario hace apenas unos años.

YOUTUBE

La red social por excelencia para contenidos audiovisuales. Hay otras muy interesantes, como Vimeo, pero YouTube tiene un plus adicional: es propiedad de Google, el gigante del que parece depender todo lo que se mueve en internet, para lo malo, pero también para lo bueno.

Compartir vídeos puede significar subir en los rankings de búsquedas. Y si además linkamos nuestra web, blogs e incluso nuestro perfil de Google a nuestro canal YouTube, seguramente mejorará mucho nuestra visibilidad online, y de forma muy rápida.

Pero no es oro todo lo que reluce: por ejemplo, cuanto más largo es un vídeo, menos opciones de que el usuario lo vea o, al menos, lo vea entero. Lo mismo pasará si es aburrido, o poco optimizado de cara a nuestro público objetivo que, por otro lado, puede subir comentarios negativos con una facilidad pasmosa.

Por este motivo debemos tener en cuenta que lso primeros 8 segundos son clave para “enganchar”. Si no ocurre nada interesante en ese primer tramo, perdeeremos audiencia automáticamente. Y eso sin olvidar que producir un vídeo puede ser caro, tanto a nivel de inversión en producción y creatividad como de tiempo dedicado. Porque no pensarás que un sólo vídeo será suficiente para mantenerte en la cresta de la ola, ¿verdad? Pocas son las execpciones en este sentido: lo habitual es tener que desarrollar y lanzar diferentes vídeos con continuidad en el tiempo.

LINKEDIN

Esta red originalmente dirigida a profesionales es perfecta para crear una red de contactos; y de cara a las marcas es perfecta para destacar y darmnos a conocer en nuestro segmento o categoría de productos o servicios. Esto es especialmente relevante para aquellas marcas que se dirigen a usuarios como empresas, y no tanto por aquellas que desean impactar al usuario final.

Ahora bien, Linkedin tiene dos imitaciones importantes: por un lado, la plataforma publicitaria está anclada en el pasado, se basa en una columna a la derecha de la página que pasa desapercibida para la mayoría de usuarios.

Y por otro lado no han sabido encontrar -¡curiosamente!- una fórmula para que las páginas corporativas tengan amplia visibilidad e impacto.Están trabajando en ello pero, de momento, es su gran asignatura pendiente.

GOOGLE+

Mucho se ha hablado de Google+, y no precisamente de forma positiva. Ahora bien, si se utiliza correctamente, puede ayudar a nuestra marca a alcanzar niveles muy importantes de notoriedad, especialmente para aquellas marcas de ámbito global, internacional. Y qué decir de los Hangouts… una opción fantástica para comunicarse con otros usuarios.

Pero aunque parezca mentira, el gran problema de Google+ es el desconocimiento general de cómo utilizarlo, de cómo beneficiarse de una plataforma teóricamente tan interesante. Y como se suele decir, “en casa de herrero cuchillo de palo”: Google Analytics es una muy buena herramienta de análisis… excepto en lo que a Google+ se refiere.

CONCLUSIONES

En base a lo anterior, está claro que nada es gratuito en estos momentos en lo que a redes sociales se refiere. A medida que van ganando peso respecto a medios de comunicacion tradicionales (como puede ser la TV, radio, prensa, etc.) es evidente que hay que invertir, tanto a nivel de contenidos como de recursos publicitarios. Y no todas las marcas estan en disposición de afrontar este reto. Así que sólo te puedo aconsejar que, como decía al principio, establezcas una estrategia clara basada en objetivos y metas alcanzables. A partir de aquí, analizar, analizar, analizar. Tomar una buena decisión bien merece el esfuerzo, ¿no crees?

_____________________

Fuente: www.t2social.com

Etiquetas:
Compártelo:

Esta misma semana se ha presentado el estudio “Jóvenes y comunicación: la impronta de lo virtual”, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud y del que puedes encontrar un resumen en este link.

El principal objetivo del mismo era analizar la forma en la que las nuevas tecnologías influyen en la creación de formas de comunicación entre los más jóvenes (16 a 26 años), en sus procesos de socialización, valores y de cohesión grupal, entre otros aspectos. Para ello se realizaron diferentes grupos de discusión y se recurrió también a fuentes secundarias, fundamentalmente de tipo cualitativo. Los resultados son muy interesantes, a la vez que sorprendentes e incluso inquietantes en algunos aspectos.

Un primer dato: el 94.5% de los jóvenes entre 16 y 24 años utilizan intensivamente las redes sociales, al haber tenido acceso al menos una vez por semana durante los 3 últimos meses (la media española es del 65%).

Los jóvenes tienen claro que no estar en las redes sociales es una forma de perder oportunidades, de no aprovechar las ventajas de las últimas tecnologías para disfrutar de una vida más cómoda y práctica. Entre estas ventajas, por ejemplo, está el que los más tímidos e introvertidos pueden flirtear en un entorno en el que consiguen eliminar parte de su vergüenza, mostrando más abiertamente su personalidad que en persona. Curiosamente los jóvenes son conscientes de que pueden perder gran parte de su intimidad, pero lo asumen y no les importa, por cuanto es “lo normal”, y todos lo hacen.

Y lo mismo ocurre con un sentimiento de dependencia de las tecnologías que antes no existía: sin las redes sociales, los jóvenes se sentirían aislados, no sabrían cómo rellenar sus rutinas, su tiempo libre. Aunque quizás no son conscientes que si sus hábitos giran en torno a las redes sociales, pueden quedar aislados precisamente de su entorno más cercano, generando a su vez relaciones de baja intensidad, superfluas, incluso despersonalizadas.

Aún así, consideran que hay que estar “por si acaso“. Y este último aspecto es clave para entender qué puede suponer no formar parte de este mundo: podemos quedar abocados al olvido del grupo que se organiza a partir de las facilidades que ofrece la tecnología, generando un proceso de “marginación” de estos jóvenes, que pueden llegar a ser considerados raros, independientes…

Otro dato clave del estudio es la desmitificación del estereotipo “nativos digitales”: continuamente empleamos este concepto para referirnos a los más jóvenes, entendiendo que éstos conocen a la perfección todo lo relacionado con las redes sociales, pues es lo que han vivido desde pequeños. Pues bien, nada más lejos de la realidad: todos, incluso este segmento de 16 a 24 años, requieren un aprendizaje continuado y un esfuerzo constante para poder gestionar y compatibilizar la complejidad de lo que podríamos llamar el “yo digital, online” con el “yo offline”, pues se van generando nuevas formas de comunicacion, códigos y valores, de los que hay que estar pendientes y saber gestionarlos adecuadamente.

En definitiva: como todo en esta vida, las cosas en su justa medida pueden ser muy beneficiosas. Si nos “pasamos”, en cambio, quizás no estemos preparados para las consecuencias. Por este motivo te recomiendo que descargues y dediques unos minutos de tu tiempo a analizar el estudio. Quizás te perderás algún post en Facebook, pero habrá valido la pena.

__________________

Fuente: Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Joventud

Etiquetas:
Compártelo:

Pues sí, has acertado. Quizás no las has clavado con el orden exacto, pero no ibas desencaminad@ al pensar que el fútbol lidera el ranking de Facebook en España.

Como podrás observar en el gráfico siguiente, 4 de las 5 primeras páginas españolas de Facebook están relacionadas con el mundo del deporte rey. Sólo Enrique Iglesias ha conseguido “colarse” entre estas top-5, dejando fuera a Iker Casillas y desplazando a David Villa hasta la 9 posición.

En número absoluto de fans, el F.C. Barcelona está al frente de la clasificación con casi 59 millones, seguido de Leo Messi con 55 millones. El Real Madrid está pisando los talones con 54,9 millones de fans, y muy atrás están Enrique Iglesias (42) y Andrés Iniesta (17,5).

Ahora bien, ¿te has preguntado alguna vez qué porcentaje de seguidores son españoles? Pues nada, nuestros amigos de Socialbakers.com nos dan también la respuesta en este otro gráfico… y los resultados son verdaderamente sorprendentes.

En este caso, Andrés Iniesta se pone en cabeza con 1,77 millones de fans, desplazando a su propio club, que apenas tiene 1,76 millones. Y digo “apenas” porque esta cifra representa un 3% del total. En otras palabras, el 97% de los fans de la página del Barça provienen del resto del mundo.

Algo parecido ocurre con el Real Madrid, en cuarta posición con 1,63 millones de fans, curiosamente también un 3% del total.

En tercer lugar se nos ha colado Decathlon España, con 1,73 millones de fans locales, es decir, el 97% de los fans que tiene en total la página española de la famosa enseña deportiva.

Y Leo Messi cierra este top 5 con 1,51 millones de fans, un 2.8% del total de su página.

_________________

Fuente: socialbakers.com

Etiquetas:
Compártelo:

Reconócelo: lo primero que haces al despertarte por la mañana es chequear tu cuenta de Facebook, revisar los mails o comprobar si alguien ha retwitteado tu último mensaje y, mientras desayunas, ya tienes claro la fotografía que quieres colgar en Instagram nada más subirte al autobús.

Si lo anterior se acerca a la realidad, ¡enhorabuena! ya formas parte del club de quienes no podemos vivir sin las redes sociales. Quizás el término “adicción” sea algo excesivo en muchos casos (aunque luego veremos que no tanto como pensamos), pero estarás de acuerdo en que un cierto halo de stress, de inquietud, está flotando permanentemente sobre nuestras cabezas en aquellos momentos en los que no tenemos acceso al móvil, tablet o ultrabook.

La cuestión es que los amigos de fix.com han recopilado datos de las últimas investigaciones acerca de cómo afecta a nuestra salud el fenómeno de las redes sociales, y lo han recopilado en una infografía que encontrarás más abajo, o que podrás descargarte en este link. Algunos datos interesantes:

  • El 72% de los adultos que se conectan a internet hacen uso de las redes sociales (dato: Mayo 2013), y dedican unas 23 horas semanales a enviar mails y conectarse a redes sociales o plataformas online de algún tipo. Esto supone el 14% de las horas totales en nuestras vidas…. o más del 20% si dejamos de lado las 8 horas de sueño de media.  Es decir, una quinta parte de nuestra vida la dedicamos a estar “conectados”. Quizás se debe a que el 67% de la gente tiene miedo, literalmente, a perderse algo en caso de no estar atentos a sus dispositivos móviles.

  • Afortunadamente, somos conscientes de que estas cifras no pueden ser buenas. Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Salford, el 50% de los 298 encuestados consideran que Facebook y Twitter empeoran sus vidas, y que sus niveles de auto estima se pueden ver claramente afectados (negativamente, por supuesto) cuando se comparan sus “logros” online con los de otros amigos o compañeros.
  • Más datos de este estudio: el 25% de los encuestados tienen problemas en el trabajo o en sus relaciones derivados de confrontaciones online, y más del 50% se quedan muy preocupados cuando no pueden acceder a Facebook o a sus cuentas de mail.
  • Si vamos un paso más allá y entramos en el terreno científico-médico, un estudio de la Universidad de Harvard nos revela que cuando decidimos “abrirnos”, explayarnos en las redes sociales, se activa en nuestro cerebro el Nucleus Accumbens, una región muy importante, precisamente, para el desarrollo de las adicciones (pr ejemplo, se activa cuando se consume cocaína u otras drogas). Y también se activa una zona del cerebro asociada con la sensación de placer; el mismo tipo de placer que tenemos cuando comemos, recibimos dinero… o practicamos el sexo.
  • Otro dato en el que se puede comparar lo que hacemos fuera y dentro de las redes sociales: el 30 – 40% de nuestras conversaciones diarias giran en torno a nuestras propias experiencias. Pues bien, esta cifra crece hasta el 80% en el caso de las redes sociales.
  • Otro estudio realizado por la compañía Boost Media entre 500 jóvenes de 16 a 25 años revela que el 50% de éstos se consideran adictos a las redes sociales, siendo mayor la cifra entre las mujeres. El 68% consultan sus páginas de redes sociales un mínimo de 10 veces al día. Y el 31% permanece “conectado y activo” incluso en el cuarto de baño…
  • Los más jóvenes (de 15 a 19 años) son los más enganchados a las redes con 3 horas diarias.
  • Si nos preguntamos “¿cómo podría suplir esta afición a las redes sociales con actividades más saludables?”, las respuestas son demoledoras: si reducimos un 30% el tiempo que estamos online, tendremos 7 horas libres a la semana para practicar actividades deportivas, por ejemplo. Y estas 7 horas, si las dedicáramos a practicar running, nos permitirían “quemar” el equivalente a 15 hamburguesas con queso en el caso de los hombres, y 13 en el de las mujeres… Este dato seguro que acaba por convencerte de que hay que emitir un auto-SOS y plantearse seriamente hacer balance. De este modo nos daremos cuenta, muchos de nosotros, de que no pasa absolutamente nada si reducimos el tiempo que pasamos online. Es más, muy probablemente saldremos ganando, tanto mental como físicamente.

__________________

Fuente: Fix.com

Etiquetas:
Compártelo:

Si algo quedó claro en la pasada edición del CES de Las Vegas (Enero) y del Mobile World Congress de Barcelona (finales de Febrero) es la apuesta de las marcas por lo que conocemos como “wearables”, o gadgets tecnológicos que podemos llevar en forma de pulsera, sensores en la ropa, smartwatches, anillo o gafas,  sincronizados con nuestro móvil o tablet (habitualmente en tiempo real y vía Bluetooth),  y que cumplen algún tipo de función sin la cual no podríamos vivir: contar los pasos que caminamos diariamente, las calorías que ingerimos, las horas de sueño de calidad, la ruta en tiempo real de nuestro entrenamiento matutino en bicicleta, el ritmo cardíaco cuando nos llega la factura del gas….

Bromas aparte, todo ello se traduce en un volumen de información ingente acerca de nuestros hábitos y estilo de vida, datos que, bien gestionados, pueden ser extremadamente útiles para las marcas comerciales y compañías publicitarias. Y si, además, los fabricantes de wearables son capaces de integrar sus dispositivos con las principales Apps del mercado y “obligarnos” a compartir dicha información a través de las redes sociales más populares, tenemos la cuadratura del círculo.

Y si hoy en día podemos disfrutar de dispositivos relativamente sencillos, como por ejemplo el Fitbit e incluso el reloj de moda, el Pebble -sin duda el smartwatch de más éxito, muy por encima del que han obtenido los de Samsung o Sony, por poner dos ejemplos-, el futuro nos deparará un rango de productos desde los más sencillos hasta los más sofisticados y complejos, perfectamente adaptados a las necesidades de cada uno de nosotros.

En base a lo que podemos entrever de este fenómeno cada vez más popular, surge una pregunta: ¿Qué nos deparará la integración de los wearables con las redes sociales? ¿Qué podemos esperar o predecir, al menos a corto o medio plazo? Aunque es bastante aventurado lanzarse con previsiones en un entorno que cambia a una velocidad endiablada, aquí tienes algunas “predicciones”:

  • Veremos surgir nuevas redes sociales adaptadas y concebidas específicamente para los usuarios de dispositivos wearable. Si analizamos fenómenos como Whatsapp, Instagram o Pinterest, plataformas ligadas al boom de los smartphones y a la tendencia de los usuarios a compartir imágenes, vídeos o simplemente chatear a través de una pantalla de 4 o 5 pulgadas de media, es fácil aventurar que aparecerán redes que sabrán sacar el jugo a gadgets donde las pantallas, precisamente, brillan por su ausencia o tienen un tamaño reducido.
  • Las micro-interacciones ganarán importancia. Por la limitación de pantalla citada en el punto anterior , las interacciones con nuestros dispositivos serán también muy directas y breves: “me gusta”, “favorito”, +1, una  estrella, etc. serán el eje central a la hora de transmitir información
  • El reconocimiento de voz será una de las herramientas más importantes. De hecho, junto con las micro-interacciones, las herramientas que permitan dictar o transmitir órdenes a través de la voz serán clave para el desarrollo de la tecnología wearable.
  • Las marcas se lanzarán a por sus presas (nosotros, los usuarios) para intentar lograr la atención de un nuevo tipo de consumidor e intentar lograr su fidelidad a través de un nuevo modelo de comunicación e interacción. Resulta tan sencillo y tan [relativamente] económico crear un dispositivo de este tipo o una simple aplicación, que veremos un escenario inundado de tecnología wearable en el que tendremos que aprender a separar lo inútil de lo que aporta verdadero valor. Y no será fácil.
  • El reto para la privacidad será enorme. Desde el momento en que llevemos encima aparatos permanentemente conectados, las redes sociales que giran en torno a servicios de geolocalización, Foursquare por ejemplo, sin duda invertirán en aplicaciones que servirán para enviarnos informaciones relevantes en función del lugar en el que nos encontremos (un restaurante, una tienda), o del momento del día… o incluso de con quién estemos en un momento determinado.
  • La tecnología wearable dejará de ser un accesorio para convertirse en parte integral de nuestras vidas. A diferencia de un smartphone o una tablet, dispositivos con los que interactuamos a lo largo del día pero que guardamos en un bolsillo, maleta o simplemente lo dejamos en la taquilla al ir al gimnasio, un gadget wearable no se separa de nosotros en ningún momento: está pensado para obtener y transmitir información personal de forma permanente y continua. Esto supone un cambio de planteamiento clave. Los accesorios dejan de ser accesorios, tal y como los conocemos ahora. Y si pensamos en campos como la medicina, donde es vital realizar un seguimiento preciso de ciertos pacientes y patologías, estaremos frente a lo que puede considerarse una verdadera revolución.

En resumen: a mayor avance de la tecnología wearable, más información, más datos, más precisión… y mas interés por parte de marcas comerciales y de las propias redes sociales (especialmente aquellas cuyo modelo de negocio se apoya en la inversión publicitaria), por lo que será importante tener en cuenta muchos aspectos antes de hacerse con uno de estos gadgets. No será fácil, pero sí mucho más interesante para quienes disfrutamos de la tecnología.

____________________

Fuente: Socialmediatoday.com

Etiquetas:
Compártelo:

No siempre es fácil poner en contexto las cifras que los medios de comunicación bombardean a diario acerca de las principales plataformas sociales y de mensajería instantánea: Facebook, Twitter, Snapchat… datos, crecimientos, compras, adquisiciones que, habitualmente, se “olvidan” de incluir otras muchas redes sociales quizás no tan importantes en cuanto a número de usuarios globales, pero sí en lo referente a sus respectivas zonas y ámbitos de influencia, funcionalidades, oferta de servicios…

Coincidiendo con la celebración de la IV edición del Congreso Iberoamericano sobre redes sociales que tendrá lugar en Burgos los próximos 6 y 7 de Marzo, iRedes ha presentado la última versión de su mapa mundial de redes sociales y mensajería instantánea.

Ha sido elaborado por el periodista Chuiqui Esteban, Director Gráfico del Boston Globe y fundador de la empresa de consultoría This is Visual, y es un espectacular resumen del mundo 2.0. No sólo incluye las principales plataformas con más de 10.000 usuarios y que, en total, refleja un mundo de 4.000 millones de cuentas registradas; también destaca por agruparlas por categorías, algo extremadamente práctico para los profesionales del marketing a la hora de segmentar y analizar diferentes tipologías de usuarios en función de sus necesidades, gustos y preferencias.

Si quieres acceder y descargarte la versión en alta resolución de este gráfico, puedes hacer click aquí.

La versión en formato vertical la podrás encontrar en este otro link.

Por último, en este link podrás ver el mismo mapa pero en versión interactiva: sólo tienes que clickar sobre cualquier red social, y obtendrás información del número de usuarios, objetivo de la red, país de origen y año de lanzamiento.

________________

Fuente: iRedes

Etiquetas:
Compártelo:

La tendencia general a la hora de analizar y estudiar las redes sociales es pensar, automáticamente, en personas, individuos: que si Kate Perry tiene casi 50 millones de seguidores en Twitter, Rihanna 85 millones de fans en Facebook… actores, grupos musicales, modelos, gurús y simples ciudadanos de a pie.

Pero la realidad es que también hay muchas otras “entidades” (ciudades, ayuntamientos, poblaciones turísticas…) que se pueden beneficiar de las ventajas de esta -relativamente nueva- modalidad de comunicación, eminentemente interactiva y que se vive en tiempo real.

En este post me voy a centrar precisamente en las ciudades; concretamente en las 31 más importantes del mundo a nivel de sistemas e infraestructuras tecnológicas de información, en base a un estudio de la Universidad de Dusseldorf que se hizo público a mediados de Enero. En este listado están contempladas Berlín, Seúl, Nueva York, París, Tokio, Barcelona, Viena, Sydney, Milán…  Auténticas smart cities del siglo XXI.

Los investigadores tomaron como base del estudio cuatro criterios básicos:

  • Las diferentes cuentas y plataformas oficiales que utilizan cada una de las ciudades: Twitter, Facebook, YouTube….
  • La actividad específica de cada una de estas cuentas en forma de posts, actualizaciones
  • Número de seguidores
  • El nivel de interacción entre las cuentas en redes sociales y la web o webs oficiales de la ciudad

Pues bien, lo primero que observamos es que París, en términos absolutos, es la ciudad con más seguidores: 700.000 fans en Facebook. Y Hong Kong la que mayor número de twitteros tiene, con 650.000.

Berlín es la ciudad más activa, con un promedio de 500 tweets al mes.

En cambio, Barcelona es probablemente la más “cosmopolita” y variada en lo referente a número de redes sociales para conectar con la población: mientras la mayoría de ciudades se centran en una red social para comunicar sus bondades, Barcelona lo hace a través de múltiples plataformas y de forma muy activa: 300 tweets al mes, 70 fotos en Flickr, otras 30 al mes en Instagram, sin olvidar su blog oficial, Youtube y Foursquare, aunque en menor medida.

Y es esta gran actividad la que permite a Barcelona posicionarse en tercer lugar entre las más activas del mundo, sólo por detrás de Berlín (ciudad twitera al 100%) y Seúl, como podrás ver en el gráfico adjunto.

Curiosamente, ciudades tan importantes como San Francisco, Chicago y -sobre todo- Londres son las que cierran la clasificación, por lo que sorprende el poco caso que, al menos sobre el papel, parecen estar dando a las comunicaciones 2.0.

Si te has quedado con las ganas de saber más acerca de este estudio, no te preocupes: puedes acceder al documento en formato pdf (y en inglés) a través de este link.

_______________

Fuente: Government and Social Media: A Case Study of 31 Informational World Cities

Etiquetas:
Compártelo:

14 / 01 / 2014

El iPhone cumple 7 años

2007 fue un año especialmente relevante. En el plano puramente personal sin duda, pues es cuando vino al mundo mi hijo mayor. Una revolución en el ámbito familiar, un giro a todo lo que había vivido hasta entonces y que me hace disfrutar de cada día, de cada momento que pasamos juntos.

Pero lo que no me podía esperar -y mucho menos algunos de los mal llamados “expertos tecnológicos”, que  llegaron a hablar del suicidio de Apple por lanzar un terminal telefónico táctil “cuando nadie lo necesita”- es que apenas 3 semanas antes de ese momento se estaba gestando una revolución que, con el tiempo, hemos ido asimilando… y aún así probablemente no somos conscientes de hasta dónde puede llegar. Me refiero, por supuesto, al nacimiento del iPhone, presentado por Steve Jobs el 9 de Enero de 2007, tal como puedes ver en este vídeo, memorable. Dura 51 minutos, pero sólo echando un vistazo a los primeros nos hacemos una idea de lo que se estaba cociendo.

Apenas ha cumplido 7 años, y parece que ha estado entre nosotros desde hace 20. Quién se lo iba a decir a Nokia, Motorola y otros ex-gigantes del sector… Y aunque hay muchos detractores de la marca de la manzana, esperando que otros fabricantes (Samsung, LG o la nueva hornada de dispositivos chinos) tomen el relevo, el iPhone siempre ha ido por delante, en mayor o menor medida. Si además tenemos en cuenta que estamos hablando de, prácticamente, un dispositivo contra cientos, realmente es para hacer una reverencia a Jobs y sus sucesores.

En estos 7 años han pasado muchas cosas, y en el infograma que verás a continuación podrás ver resumidas algunas de ellas. Aún así, quisiera destacar las que más me han llamado la atención:

  • Hasta Septiembre de 2013 se han vendido 420 millones de iPhones. Parece que la apuesta por la movilidad, por una era post-PC, no fue del todo mala.
  • A día de hoy, el iPhone representa el 53% de los ingresos de Apple, y genera casi el doble de ingresos que una compañía como Coca Cola: 91.000 millones de dólares frente a 48.000 de Coca Cola, o 78.000 millones de la corporación Microsoft en su totalidad.
  • Incluso con el éxito de Android y la recuperación, lenta pero continuada, de Windows Mobile, el 50% de los beneficios generados por la industria de smartphones a nivel mundial provienen del iPhone.
  • El año pasado, la App Store generó 10.000 millones de dólares.
  • Desde 2008 se han descargado más de 50.000 millones de aplicaciones desde la App Store.
  • En cuanto al dispositivo, el modelo 5s es un 20% más ligero que el modelo original… pero 40 veces más rápido y con la mitad de grosor (0.8 cms. frente a 1.6 cms. del primer iPhone).
  • Y una curiosidad: hasta el iPhone 4, los procesadores que utilizaba Apple eran de Samsung.

En este artículo de Computer Hoy podrás conocer muchas más diferencias entre los diferentes modelos de iPhone, una evolución que ha llevado de la mano una revolución paralela, la de las redes sociales, difíciles de imaginar lejos de un entorno multiplataforma en el que tanto los smartphones como las tablet ya forman parte de la familia.

Fuentes: Computerhoy.com, Alt1040.c0m, Statista

Etiquetas: ,
Compártelo:

Como no podía ser menos, en estas fechas vamos a ver multitud de informes, noticias y artículos referentes a las tendencias tecnológicas más relevantes de 2014. Y todas ellas, sin duda, aportan argumentos e ideas que nos deben hacer reflexionar y tomar nuestras propias conclusiones.

Aún así, hay un estudio que me ha llamado la atención y que cuenta con el sello del prestigioso Consumer Lab de Ericsson, una división cuyo objetivo es el de escuchar y analizar la voz de los consumidores en todo el mundo desde que se fundó, en 1995. Cada año entrevistan a más de 100.000 personas en 40 países y 15 grandes ciudades y, a partir de la información recogida, extrapolan los datos para determinar tendencias de futuro.

En el siguiente infograma (en inglés) Ericsson resume las 10 tendencias más relevantes de 2014 a nivel de tecnología e innovación, y que se pueden resumir así:

  1. Las apps están cambiando y moldeando una nueva sociedad. La demanda masiva de servicios móviles, desde una simple compra a la reserva de taxis o restaurantes, prestación de servicios sanitarios y tantos otros, transformarán nuestra vida diaria de forma absoluta en los próximos 3 años.
  2. Nuestro cuerpo será nuestro password más seguro. Frente a la necesidad de recordar engorrosas combinaciones de cifras y letras, se irá imponiendo la tecnología basada en huellas dactilares (el iPhone 5s es un buen ejemplo) o lectores de retina (Samsung y, por supuesto, Apple están trabajando en esta línea).
  3. Mediremos todo lo que hacemos durante el día. Según el estudio, el 40% de los usuarios de smartphones lo utilizan para realizar un seguimiento constante de las actividades diarias. Un 59% ya utiliza pulseras o dispositivos en forma de pulsera inteligente, y un 56% querría utilizar anillos para poder gestionar información personal
  4. Internet en cualquier sitio. A día de hoy la calidad de las llamadas de voz supera ampliamente al nivel de recepción de señal para acceder a contenidos de vídeos, por poner un ejemplo. Y esta frustración obligará a las compañías de telecomunicaciones a trabajar duramente para evitar esta frustración.
  5. Los smartphones democratizan el acceso a internet. El auge de dispositivos móviles de gama baja pero que permiten el acceso a internet permiten igualar las oportunidades de participar en el mundo online.Por ejemplo, en India e Indonesia el smartphone es el primer dispositivo de acceso a internet, por delante de PC’s y portátiles.
  6. Los beneficios de internet se imponen a los temores que también genera. Sin duda todos estamos tenemos presente el riesgo de que nuestra información personal (incluyendo datos bancarios, tarjetas de crédito, etc.) pueda verse comprometida. Aún así, sólo el 4% de los usuarios están dispuestos a reducir el uso de internet por este tipo de riesgos.
  7. Nuestros amigos como prescriptores de contenidos. Nuestros amigos tienen un peso muy importante cuando se trata de escoger qué contenidos audiovisuales vamos a ver. Por ejemplo, el 38% de los consumidores afirman que ven videoclips recomendados por amigos varias veces a la semana.
  8. El consumo de datos, ese eterno desconocido… El acceso a internet es cada vez más amplio, sobre todo mediante dispositivos móviles. Pero no resulta fácil interpretar algo tan complejo como bytes, megabytes y determinar si estamos incurriendo en sobrecostes, o si nos estamos pasando con nuestro plan de datos. Por ello el 48% de los usuarios utilizan apps para conocer su consumo de datos, y el 37% otras para averiguar la velocidad de conexión y saber si su compañía le está dando gato por liebre.
  9. Sensores en lugares cotidianos. Los usuarios de smartphones admiten que el uso de sensores interactivos se generalizará en todos los ámbitos, desde el transporte público, servicios de salud, lugar de trabajo… De hecho el 60% de los consumidores creen que este tipo de sensores se habrán generalizado en 2016
  10. Acceso multiplataforma a contenidos en streaming. Nos estamos acostumbrando a empezar a ver un vídeo en casa (por ejemplo en un portátil), hacer pausa, continuar viéndolo en el autobús en el móvil, y acabar haciéndolo en cualquier otro lugar con un tablet. De hecho una quinta parte de los usuarios ven TV y vídeo en móviles y tablets.

Y para quien quiera ver esta información en un formato más gráfico y abreviado, aquí está el infograma prometido.

Etiquetas:
Compártelo:

  • http://gaming.logitech.com/es-es

Buscador

Categorías

Últimos comentarios

Archivo

Enlaces