Artículos en la categoría 'Rincón del experto'

En algún artículo ya he destacado que una estrategia de Social Media no tiene que ir necesariamente ligada a tener presencia activa en todas y cada una de las redes o plataformas “de moda”. El error más habitual, de hecho, es pensar que, si queremos ser alguien en el mundo 2.0, debemos empezar por abrir una cuenta en Facebook,  Twitter, incluso Instagram si nuestros productos son atractivos… Pues bien, no sigas por aquí, pues probablemente te acabarás estrellando tarde o temprano.

En realidad, una buena estrategia se basa, como muchas otras cosas en la vida, en el menos común de los sentidos: el sentido común. Y si tienes experiencia en Marketing, ya sea de la vieja o nueva escuela, sabrás de lo que te hablo.

Para empezar, una estrategia con cara y ojos se debe basar en unos objetivos claros, en saber a dónde queremos llegar. A partir de aquí, iniciaremos una labor de análisis para determinar qué debemos hacer y cuáles son las redes sociales que más nos convienen. Siempre, por supuesto, en base a dichos objetivos.

A modo de ejemplo, analizaremos 5 de las redes sociales más populares, sus ventajas, inconvenientes, puntos fuertes… Facebook, Twitter, Linkedin, YouTube y Google + nos irán muy bien para este análisis, sin olvidar que existen muchas otras opciones, desde Pinterest a Instagram, pasando por Whatsapp, Foursquare, etc. Pero esas 5 son, probablemente, las más populares y las que cubren un espectro más amplio de segmentos y perfiles de población.

FACEBOOK

Parece casi imposible decir “no” a Facebook, la más popular a nivel mundial con más de 1.200 millones de usuarios. Ha triunfado gracias, entre otros aspectos, a su simplicidad y facilidad de uso, la gran cantidad de plug-ins y apps compatibles, y la cada vez mayor aceptación y uso a través de dispositivos móviles, como tablets y smartphones.

Ahora bien, como puntos no tan positivos está el hecho de que Facebook requiere una inversión constante por parte de las marcas que quieran crecer en alcance, número de fans, impacto. Quedan atrás los tiempos en los que un buen contenido y una estrategia de posts consistente en el tiempo podían ser suficientes para impactar de forma óptima en nuestro público objetivo. Ahora ya es otra historia, y este “alcance orgánico” de nuestra página (es decir, el conseguido sin realizar ningún tipo de inversión publicitaria) está siendo frenado, y lo será aún más: las tácticas que hicieron de Facebook la plataforma preferida de muchas empresas dejarán de ser eficaces.

TWITTER

Los desarrolladores de Twitter se han puesto las pilas ante la avalancha de competidores a los que se tiene que enfrentar, algunos de ellos nacidos en Asia. Por este motivo han surgido iniciativas como las Twitter Cards, que promueven los contenidos multimedia e interactivos como herramienta de “captación” de usuarios objetivo. Últimamente han introducido también opciones de comunicación en tiempo real, a modo de los chats de Facebook; y por supuesto hay nuevas y diversas opciones para las marcas en lo que a soportes publicitarios se refiere.

Pero no todo es tan sencillo: intentar resumir mensajes relevantes en apenas 140 caracteres no es tan sencillo como parece. Y si además -al igual que con Facebook- Twitter nos anima a invertir en publicidad si queremos tener más visibilidad y llegar a nuestro público objetivo, nos volvemos a topar con la obligación de destinar un presupuesto publicitario que era innecesario hace apenas unos años.

YOUTUBE

La red social por excelencia para contenidos audiovisuales. Hay otras muy interesantes, como Vimeo, pero YouTube tiene un plus adicional: es propiedad de Google, el gigante del que parece depender todo lo que se mueve en internet, para lo malo, pero también para lo bueno.

Compartir vídeos puede significar subir en los rankings de búsquedas. Y si además linkamos nuestra web, blogs e incluso nuestro perfil de Google a nuestro canal YouTube, seguramente mejorará mucho nuestra visibilidad online, y de forma muy rápida.

Pero no es oro todo lo que reluce: por ejemplo, cuanto más largo es un vídeo, menos opciones de que el usuario lo vea o, al menos, lo vea entero. Lo mismo pasará si es aburrido, o poco optimizado de cara a nuestro público objetivo que, por otro lado, puede subir comentarios negativos con una facilidad pasmosa.

Por este motivo debemos tener en cuenta que lso primeros 8 segundos son clave para “enganchar”. Si no ocurre nada interesante en ese primer tramo, perdeeremos audiencia automáticamente. Y eso sin olvidar que producir un vídeo puede ser caro, tanto a nivel de inversión en producción y creatividad como de tiempo dedicado. Porque no pensarás que un sólo vídeo será suficiente para mantenerte en la cresta de la ola, ¿verdad? Pocas son las execpciones en este sentido: lo habitual es tener que desarrollar y lanzar diferentes vídeos con continuidad en el tiempo.

LINKEDIN

Esta red originalmente dirigida a profesionales es perfecta para crear una red de contactos; y de cara a las marcas es perfecta para destacar y darmnos a conocer en nuestro segmento o categoría de productos o servicios. Esto es especialmente relevante para aquellas marcas que se dirigen a usuarios como empresas, y no tanto por aquellas que desean impactar al usuario final.

Ahora bien, Linkedin tiene dos imitaciones importantes: por un lado, la plataforma publicitaria está anclada en el pasado, se basa en una columna a la derecha de la página que pasa desapercibida para la mayoría de usuarios.

Y por otro lado no han sabido encontrar -¡curiosamente!- una fórmula para que las páginas corporativas tengan amplia visibilidad e impacto.Están trabajando en ello pero, de momento, es su gran asignatura pendiente.

GOOGLE+

Mucho se ha hablado de Google+, y no precisamente de forma positiva. Ahora bien, si se utiliza correctamente, puede ayudar a nuestra marca a alcanzar niveles muy importantes de notoriedad, especialmente para aquellas marcas de ámbito global, internacional. Y qué decir de los Hangouts… una opción fantástica para comunicarse con otros usuarios.

Pero aunque parezca mentira, el gran problema de Google+ es el desconocimiento general de cómo utilizarlo, de cómo beneficiarse de una plataforma teóricamente tan interesante. Y como se suele decir, “en casa de herrero cuchillo de palo”: Google Analytics es una muy buena herramienta de análisis… excepto en lo que a Google+ se refiere.

CONCLUSIONES

En base a lo anterior, está claro que nada es gratuito en estos momentos en lo que a redes sociales se refiere. A medida que van ganando peso respecto a medios de comunicacion tradicionales (como puede ser la TV, radio, prensa, etc.) es evidente que hay que invertir, tanto a nivel de contenidos como de recursos publicitarios. Y no todas las marcas estan en disposición de afrontar este reto. Así que sólo te puedo aconsejar que, como decía al principio, establezcas una estrategia clara basada en objetivos y metas alcanzables. A partir de aquí, analizar, analizar, analizar. Tomar una buena decisión bien merece el esfuerzo, ¿no crees?

_____________________

Fuente: www.t2social.com

Etiquetas:
Compártelo:

Como no podía ser menos, en estas fechas vamos a ver multitud de informes, noticias y artículos referentes a las tendencias tecnológicas más relevantes de 2014. Y todas ellas, sin duda, aportan argumentos e ideas que nos deben hacer reflexionar y tomar nuestras propias conclusiones.

Aún así, hay un estudio que me ha llamado la atención y que cuenta con el sello del prestigioso Consumer Lab de Ericsson, una división cuyo objetivo es el de escuchar y analizar la voz de los consumidores en todo el mundo desde que se fundó, en 1995. Cada año entrevistan a más de 100.000 personas en 40 países y 15 grandes ciudades y, a partir de la información recogida, extrapolan los datos para determinar tendencias de futuro.

En el siguiente infograma (en inglés) Ericsson resume las 10 tendencias más relevantes de 2014 a nivel de tecnología e innovación, y que se pueden resumir así:

  1. Las apps están cambiando y moldeando una nueva sociedad. La demanda masiva de servicios móviles, desde una simple compra a la reserva de taxis o restaurantes, prestación de servicios sanitarios y tantos otros, transformarán nuestra vida diaria de forma absoluta en los próximos 3 años.
  2. Nuestro cuerpo será nuestro password más seguro. Frente a la necesidad de recordar engorrosas combinaciones de cifras y letras, se irá imponiendo la tecnología basada en huellas dactilares (el iPhone 5s es un buen ejemplo) o lectores de retina (Samsung y, por supuesto, Apple están trabajando en esta línea).
  3. Mediremos todo lo que hacemos durante el día. Según el estudio, el 40% de los usuarios de smartphones lo utilizan para realizar un seguimiento constante de las actividades diarias. Un 59% ya utiliza pulseras o dispositivos en forma de pulsera inteligente, y un 56% querría utilizar anillos para poder gestionar información personal
  4. Internet en cualquier sitio. A día de hoy la calidad de las llamadas de voz supera ampliamente al nivel de recepción de señal para acceder a contenidos de vídeos, por poner un ejemplo. Y esta frustración obligará a las compañías de telecomunicaciones a trabajar duramente para evitar esta frustración.
  5. Los smartphones democratizan el acceso a internet. El auge de dispositivos móviles de gama baja pero que permiten el acceso a internet permiten igualar las oportunidades de participar en el mundo online.Por ejemplo, en India e Indonesia el smartphone es el primer dispositivo de acceso a internet, por delante de PC’s y portátiles.
  6. Los beneficios de internet se imponen a los temores que también genera. Sin duda todos estamos tenemos presente el riesgo de que nuestra información personal (incluyendo datos bancarios, tarjetas de crédito, etc.) pueda verse comprometida. Aún así, sólo el 4% de los usuarios están dispuestos a reducir el uso de internet por este tipo de riesgos.
  7. Nuestros amigos como prescriptores de contenidos. Nuestros amigos tienen un peso muy importante cuando se trata de escoger qué contenidos audiovisuales vamos a ver. Por ejemplo, el 38% de los consumidores afirman que ven videoclips recomendados por amigos varias veces a la semana.
  8. El consumo de datos, ese eterno desconocido… El acceso a internet es cada vez más amplio, sobre todo mediante dispositivos móviles. Pero no resulta fácil interpretar algo tan complejo como bytes, megabytes y determinar si estamos incurriendo en sobrecostes, o si nos estamos pasando con nuestro plan de datos. Por ello el 48% de los usuarios utilizan apps para conocer su consumo de datos, y el 37% otras para averiguar la velocidad de conexión y saber si su compañía le está dando gato por liebre.
  9. Sensores en lugares cotidianos. Los usuarios de smartphones admiten que el uso de sensores interactivos se generalizará en todos los ámbitos, desde el transporte público, servicios de salud, lugar de trabajo… De hecho el 60% de los consumidores creen que este tipo de sensores se habrán generalizado en 2016
  10. Acceso multiplataforma a contenidos en streaming. Nos estamos acostumbrando a empezar a ver un vídeo en casa (por ejemplo en un portátil), hacer pausa, continuar viéndolo en el autobús en el móvil, y acabar haciéndolo en cualquier otro lugar con un tablet. De hecho una quinta parte de los usuarios ven TV y vídeo en móviles y tablets.

Y para quien quiera ver esta información en un formato más gráfico y abreviado, aquí está el infograma prometido.

Etiquetas:
Compártelo:

En artículos anteriores hemos podido comprobar lo complejo que resulta definir, implantar y desarrollar en el tiempo una estrategia de redes sociales. Los condicionantes a nivel de marca, público objetivo, recursos disponibles y tantos otros hacen que sea prácticamente impensable coger ejemplos que nos gustan, darles un toque de maquillaje, transplantarlos a nuestra marca y esperar a que nos llegue el éxito. Más que nada porque lo más probable es que nos quedemos esperando sentados. Rodeados de telarañas.

Aún así, siempre se pueden obtener lecciones basadas en la experiencia. Probablemente no puedan catalogarse como “reglas”, tal como dice el título; pero sí nos pueden ayudar a pensar, reflexionar y actuar con una base más sólida. Y esto es lo que ha hecho Jeremy Waite, responsable de la estrategia en redes sociales de Adobe para Europa, Medio Oriente y Africa (EMEA). En su blog ha publicado lo que para él son las 80 reglas básicas en redes sociales (en este link). Si tenemos en cuenta que hay cientos de plataformas sociales pueden parecer pocas; no obstante, es muy recomendable tenerlas siempre a mano y leerlas de vez en cuando. Están en versión original (inglés) y si tuviera que destacar algunas, serían estas:

  • Regla 2: El eje central de una estrategia de redes sociales, lo realmente importante, es tu audiencia: ya sean tus consumidores, usuarios, fans o seguidores. Tú o tu marca no lo son. La humildad es clave.
  • Regla 4: Un único usuario activo es MUY importante. En promedio tiene 140 amigos. Y sus amigos tienen 140 cada uno. Por tanto, un contenido de calidad puede llegar, a lo tonto, a millones de individuos casi sin pretenderlo.
  • Regla 5: si habláramos en persona, cara a cara, a nuestros amigos tal como se suele hacer a través de la publicidad en redes sociales, nos enviarían a tomar viento. Y es cierto: no se debe perder la perspectiva favoreciendo textos o frases creativas que, en el fondo, carecen de naturalidad y proximidad.
  • Regla 9: Facebook no tiene porqué ser la respuesta a todos tus problemas. Quizás puede ser incluso contraproducente tener presencia en Facebook. Has de estar donde esté tu audiencia. Probablemente esos blogs, foros o webs a los que no haces ni caso son, en realidad, más relevantes de lo que pensabas.
  • Regla 12: actualiza tu página, o bórrala. Así de sencillo: no vale la pena destinar recursos a algo que, con el tiempo, va a dejar de ser prioritario para ti o tu empresa.
  • Regla 16: La vida media de un tweet son 6-7 minutos; la de un buen post en Facebook de apenas unas horas; no mucho más durará un vídeo de YouTube. En definitiva: las redes sociales ya no son una cuestión de supervivencia de los mejores, sino de los más rápidos.
  • Regla 18: Cuida a tu audiencia. Es 7 veces más económico mantener a un cliente o usuario que adquirir uno nuevo
  • Regla 22: La del 90/10: dedica el 10% de tus esfuerzos a crear gran contenido, y un 90% de tu tiempo a lograr sintonizar con tu audiencia. Este 90% implica hablar, escuchar, preocuparse de lo que dicen.
  • Regla 26: Algunos grandes directivos han aprendido de sus hijos todo lo que saben de redes sociales: hay que tener en cuenta que un teenager típico usuario de smartphone lo consulta unas 150 veces al día, por lo que averiguará la mayoría de cosas antes que tú.
  • Regla 33: El 90% de las start-ups fracasan. Así que dedícate a crear valor y querer a tu audiencia, porque la regla 4 funciona siempre.
  • Regla 34: El 85% de la gente trabajando en social media lleva menos de dos años en el mundillo digital. Por ello hay que tener cuidado con las agencias digitales que surgieron del boom .com y que se reinventaron como especialistas en social media.
  • Regla 38: Twitter no es una red social, nunca lo ha sido. Twitter es una red de noticias e información, por lo que se debe actuar en consecuencia.
  • Regla 43: responde a TODO el mundo que contacta contigo. No discrimines en base a criterios tradicionales. Te equivocarás.
  • Regla 48: El futuro es de los analistas de datos (“data ninjas”, como los denomina el autor): el 90% de toda la información mundial actual se ha generado en los dos últimos años. Así que cualquiera que sea capaz de discriminar entre lo importante y lo irrelevante, vale su peso en oro.
  • Regla 52: Si tu contenido no “funciona” en dispositivos móviles, no sirve.
  • Regla 55: A nadie le importa lo que desayunaste hoy, excepto si eres una marca de comida. Así que olvídate de contenidos irrelevantes.
  • Regla 62: Si replicaste el mismo contenido en tus diferentes plataformas sociales porque no tenías tiempo o recursos, lo tienes claro…
  • Regla 64: Ben Silberman, cofundador de Pinterest, aún guarda las direcciones de mail y teléfonos de sus primeros 5.000 usuarios. Le sigue interesando lo que piensan y les pide su opinión. Esta es la actitud correcta.
  • Regla 71: Tú no necesitas un millón de nuevos “me gusta”: lo que necesitas son 1.000 nuevos clientes.
  • Regla 72: La estrategia de Social Media es lo suficienemente importante como para que no se gestione exclusivamente desde el dpto. de Marketing: ganará muchos puntos si se hace a través de equipos que integren atención al cliente, ventas, soporte comercial, etc.
  • Regla 74: Gangnam Style no fue un éxito viral casual, como se ha llegado a creer: detrás del éxito de este vídeo había un plan de dos años muy elaborado. Por tanto si tu jefe te pide que crees para pasado mañana el próximo éxito viral de YouTube, dimite o pégale una patada donde más duele.
  • Regla 77: Si tu bonus se basa en el número de fans, likes, seguidores, subscriptores o pinners, necesitas cambiar de jefe.

Y si quieres ver las 80 reglas en su versión infográfica de estas reglas (también en inglés) la encontrarás a continuación:

Por supuesto, y tal como ya he comentado antes, no pretenden ser la Biblia, pero espero que las encuentres, cuanto menos, interesantes y útiles.

Etiquetas:
Compártelo:

Una de las grandes controversias que se plantean habitualmente en mi compañía y en tantas otras multinacionales es la de definir una estrategia de social media en función del número de seguidores o fans de una u otra plataforma. A pesar de que ya llevamos unos cuantos años conviviendo en nuestro día a día con las redes sociales (tanto a nivel personal como profesional) es curioso que no hayamos aprendido de nuestros errores, y la apuesta habitual suele ser la de tirar por Facebook, seguir con Twitter, hacer pruebas con Instagram o Pinterest, buscar presupuesto para lanzar un canal propio de YouTube…

Eso está muy bien si lo que se pretende es marcarnos un punto ante un comité ejecutivo que suelen dominar bastante lo de las cuentas de resultados y los ajustes de personal, pero que de estrategias en redes sociales quizás saben lo justo para colgar una foto en su muro y compartirla con los compañeros del club de bridge. Y también denota una falta de conocimiento por parte de los profesionales de marketing responsables de marcar un plan de acción.

Un planteamiento como el anterior tiene, además, bastantes puntos débiles: uno de ellos es la dificultad de gestionar eficamente las diferentes plataformas una vez lanzadas. Hay muchos aspectos a tener en cuenta, como por ejemplo la definición de una estrategia de contenidos relevante y continuada, la decisión de quiénes y cómo se va realizar la gestión del día a día (¿departamento interno o agencia externa?), la estrategia en situaciones de crisis (que no suelen ser tomadas en cuenta con la suficiente seriedad), asignación de presupuestos, medición de resultados y muchas otras.

Pero el punto más importante es uno que ya he dejado entrever en artículos anteriores: no todas las redes sociales sirven para todas las marcas, productos o servicios: no hay una solución standard que se pueda aplicar per se, sino que es importante tomar en consideración muchos factores como son el público objetivo al que nos dirigimos (nuestro target); el tipo de información que queremos comunicar, cómo y cuándo; los objetivos que prentendemos alcanzar: ¿más notoriedad? ¿Ventas? ¿Educación e información? etc. etc. etc. Y la pregunta clave, cuando ya tenemos más o menos claro lo que pretendemos conseguir, es: ¿Qué plan de comunicación debo implementar, cómo se debe integrar la estrategia de redes sociales en dicho plan, y qué plataformas me pueden ayudar a alcanzar los objetivos previstos?

Por este motivo es muy revelador e interesante el artículo de la compañía de investigación Business Insider, “Social Media Demographics: Identity of Each Major Social Network, en el que intenta “dibujar” un perfil, una identidad de las principales redes sociales, para que nos resulte más sencillo determinar si esta o la otra pueden aportarnos valor.

Aunque muchos de los datos hacen referencia al mercado norteamericano, considero que son en general lo suficientemente didácticos y relevantes como para que podamos tomarlos en consideración.

TWITTER

El perfil de los usuarios de Twitter es eminentemente joven: el 30% de los twitteros en Estados Unidos tienen entre 18 y 29 años, y apenas un 5% están por encima de los 65 años. Ahora bien, el tramo de edad entre 55 y 64 es el que está teniendo más crecimiento año tras año, con un 79% respecto a 2012.

Los usuarios son eminentemente urbanos o de áreas metropolitanas, y el uso principal que le dan es para conocer las últimas noticias. Al menos así fue para el 83% de los usuarios en 2012, según Poynter.

Un gráfico interesante es el siguiente, en el que se destacan las zonas en las que se publicaron tweets entre Septiembre de 2011 y Junio de 2013 (los puntos son un resumen de 3.000 millones de tweets entre ambas fechas):

La mejor hora que pueden escoger las marcas para postear es a la de comer, entre la 1 y las 3, entre semana; a partir de las 3 de la tarde del viernes, la actividad cae en picado.

FACEBOOK

El crecimiento de Facebook a nivel mundial se está concentrando en países asiáticos y emergentes: si bien la mitad de los usuarios están ubicados en Norteamérica y Europa, el 29% están en Asia. Y el resto de países están creciendo a un ritmo del 70% anual. Por ello quizás no es tan descabellado el objetivo de Mark Zuckerberg de alcancar una cifra de 5 billones de usuarios frente al 1.1 actual…

El usuario de esta plataforma es, obviamente, bastante joven, y este aspecto condiciona el tipo de publicidad y de marcas que pueden tener más éxito. Marcas de gran consumo como Coca Cola o Red Bull destacan frente a otros segmentos (lujo o servicios), como podrás ver en este gráfico que indica el número de seguidores de algunas marcas líderes en cada una de las 3 principales plataformas.

Un dato a tener en cuenta es que la franja de edad de 45 a 54 años está creciendo a un ritmo del 45% anual, por lo que es un público a tener en cuenta cada vez más.

Facebook, al igual que Twitter o Pinterest, tiene un peso muy importante en los dispositivos móviles: el 66% de la actividad de social media en iPhones proviene de Facebook.

Las mejores horas para postear es, al igual que en Twitter, entre semana de 1 a 4 de la tarde, y la peor es durante los fines de semana, sobre todo a partir de las 4 o las 5, cuando preferimos salir de casa y realizar actividades típicas de un sábado o domingo.

INSTAGRAM

Una red social 100% móvil, nacida en plena madurez y expansión de los smartphones. El 90% de sus usuarios tiene menos de 35 años, por lo que resulta muy interesante para marcas de moda, ocio, entretenimiento…

Aproximadamente la mitad de los 130 millones de usuarios se conectan con dispositivos Android (tablets o smartphones), y el 68% son mujeres.

El 7% de los 544 millons de  fotos que se suben a internet cada día en las 4 principales plataformas dedicadas a compartir imágenes provienen de Instagram, por lo que tampoco es una cifra excesivamente alta, al menos a día de hoy. Pero el tema de vídeo está cada vez más implantado, y está teniendo incluso más éxito que Vine.

LINKEDIN

El principal diferencial es que se trata de una plataforma para usuarios profesionales, que cada vez son más activos: un 63% más de actividad (páginas vistas, principalmente) en el primer trimestre de este año respecto al año anterior.

Los contenidos son clave, si bien el público objetivo es básicamente empresarial, y el 61% son hombres.

A diferencia de las otras redes sociales, los dispositivos móviles todavía no han alcanzado su máximo potencial: sólo el 28% de los usuarios en Estados Unidos accedieron a Linkedin a través del móvil (datos de Junio 2013).

Los mejores días para postear son de martes a jueves, entre las 7 y las 9 de la mañana o a partir de las 5 de la tarde.

GOOGLE+

El 70% de los usuarios son hombres; es el dato más alto de las principales redes. Y más del 50% están entre los 18 y los 24 años. El tramo de edad de 45 a 54 años es, al igual que en Facebook, el que más crece: un 56% este año vs. 2012.

Aunque puede pensarse que Google+ ha sido un fracaso, las cifras pueden hacernos dudar de esta idea: 40 millones de usuarios de PC en Estados Unidos (más que Twitter) y la App de Google+ la utilizan al menos un 30% de los usuarios de dispositivos móviles a nivel mundial. Lo que si es cierto es que el nivel de actividad es bastante más bajo que sus principales competidores.

Tuvo mucho éxito entre los más “techies” cuando nació, y su integración con el resto de productos de Google está siendo clave para su expansión.

La mejor hora para postear en Google+ es entre semana, de 9 a 11; y la peor por la tarde, a partir de las 6.

PINTEREST

Es la red social que más se está beneficiando de la expansión de los tablets: aglutina el 48% de toda la actividad de redes sociales en iPad, una cifra espectacular.

De hecho, el 38% de los usuarios de internet en Estados Unidos entre 18 y 50 años han utilizado Pinterest en algún momento.

Los contenidos relacionados con comida o bebida representan el 18% del total, seguido por temas relacionados con la familia, con un 17%. Y gracias a la posibilidad de resaltar imágenes y links, es la red social más preparada para el comercio online.

Las mejores horas para postear son entre las 2 y las 4 de la tarde, o a partir de las 9 de la noche.

Y estos han sido algunos de los datos más relevantes del estudio de Business Insider. Ciertamente hay que ir mucho más al detalle a la hora de definir una estrategia de redes sociales y escoger una u otra plataforma; pero espero que este resumen te haya servido de base de partida.

____________________

Fuente: Business Insider, Pew Internet, MapBox, Nielsen, Cogent Research, Global Webindex, Poynter

Etiquetas:
Compártelo:

Quienes han tenido ocasión de probar las revolucionarias gafas de Google, más allá de las opiniones a nivel técnico (o del precio) de un producto del que todavía se desconoce su verdadero potencial, tienen una postura unánime: se abre ante nosotros una nueva era en lo que se refiere a la forma de interactuar con el mundo.

Robert Scoble, autor del blog www.scobleizer.com (previamente fue videoblogger de fast Company, y también “evangelizador tecnológico” de Microsoft) y una de las personalidades más reconocidas a nivel mundial en el entorno de las nuevas tecnologías,  es el fan número 1 de las Google Glass después de utilizarlas durante apenas dos semanas a principios de este año. Y una de sus frases es rotunda: “Desde ahora no viviré un sólo día de mi vida sin estas gafas (o las de un posible competidor en el futuro). Es así de significativo. Han cambiado mi vida”. El único “pero” es, por supuesto, el precio. En el momento en que baje de los 1.500 dólares actuales a una cifra inferior a los 200, el mundo girará en torno a las Google Glass.

En estos dos breves vídeos oficiales (en inglés) se resume, de forma muy breve, en qué consiste este producto por el que suspiran todos los líderes de opinión e influencers que se precien. En el primero de ellos se muestra la forma de interactuar con el dispositivo:

En el segundo, podemos verlo en plena acción:

Por supuesto, en apenas 3 minutos es imposible resumir hasta dónde puede llegar un dispositivo de estas características, aunque intentaré hacerlo en el próximo artículo.

Pero dejo abierta una reflexión que mi buen amigo Joan Jiménez realizó hace pocas fechas en su blog, Spoonch, en el que imagina un nuevo futuro (leer el artículo completo aquí):

“No es difícil imaginar que el nacimiento de un nuevo tipo de dispositivo como las Google Glass, acabe produciendo una revolución aún mayor en la manera en la que entendemos Internet, simplemente porque éstas introducen la nueva posibilidad de que además de una total movilidad, tengamos el uso integrado de Internet dentro de nuestro campo natural de visión y por consiguiente, la posibilidad de empezar a percibir el mundo de manera habitual en una fusión definitiva entre lo digital y lo físico.[...] No es difícil pensar que en un futuro acabemos sintiendo que en lugar de estar “conectados” a la Red… “estamos” directamente dentro de ella.”

Actualmente dependemos de las pantallas para acceder a los contenidos digitales, ya sea a través de un smartphone, portátil, TV o tablet. En el futuro, una nueva pantalla estará permanentemente frente a nuestros ojos: 100% integrada en la vida real, en nuestro día a día, desde que nos despertamos por la mañana; ampliada y mejorada a través de sofisticados sensores que nos harán más fácil la vida… pero que también abre interrogantes muy importantes a nivel de privacidad y ética, entre muchos otros. Pero de esto hablaré en unos días.

Etiquetas:
Compártelo:

Baby Boomers, Generación X, Generación Y, Generación Z… ¿Te suenan? Todas tienen un punto en común: se basan en segmentar a las personas en función de su año de nacimiento, de su edad. Pero la Generación C es algo distinto.  Es independiente de la edad, pues la “C” hace referencia a “Conectados”: personas que no tienen una actitud pasiva frente a los medios de comunicación, sino que interactúa, participa, se involucra, los crea.

Es una generación que sólo puede entenderse en función de cómo han evolucionado las tecnologías, tal y como destaca un estudio de la consultora Booz&Co que puedes encontrar aquí.  De forma muy sintética, son personas que han tardado mucho en emanciparse de sus padres, y la mayoría de sus interacciones sociales se llevan a cabo vía internet, pues es donde creen que se pueden expresar mejor y ser escuchados. Y en muy poco tiempo (en apenas 15 años)  representarán el 40% de la población de Estados Unidos, Europa, Rusia, Brasil… con todo lo que conlleva a nivel de hábitos de consumo. De hecho, las empresas se tendrán que adaptar a trabajadores con este perfil hiperconectado.

Pero si volvemos al año 2012, su influencia ya se está dejando ver en múltiples ámbitos, como por ejemplo el del entretenimiento. La empresa Penn Schoen Berland analizó cómo el ciudadano americano está utilizando su tiempo libre, y estas son algunas de las conclusiones clave:

  • Para el 88% de los encuestados, redes como Twitter o Facebook son ya una alternativa más de entretenimiento
  • Los miembros de la Generación C dedican 8 horas semanales a visitar redes sociales. Las mismas que optan por escuchar música, y más de las que se dedican a ver programas de televisión (7 horas), películas completas (4 horas), videoclips (4 horas) o chatear (4 horas)
  • El 79% de los que están viendo TV aprovechan para acceder a Facebook simultáneamente, el 83% navegan por internet y el 41% twitean acerca del programa que están viendo.
  • Un tercio de los miembros de esta generación fueron al cine a ver una película porque leyeron algo acerca de la misma en alguna red social
  • Y si hablamos de cine, la cosa no se queda corta: el 55% envían mensajes durante la proyección de una película, y casi la mitad estarían dispuestos a escoger un cine en el que se permitiera navegar o chatear
  • En cuanto a música, el 70% de los encuestados escuchan a un determinado artista o grupo en función de lo que ha posteado un amigo en alguna red social.

En definitiva, estamos ante un nuevo fenómeno de usuarios / consumidores que condicionarán no sólo el consumo, sino también la estructura organizativa de las empresas, que deberán tener un determinado nivel de “virtualización” mucho más notorio que el actual: estar conectados al mundo exterior 24 horas al día y 7 días a la semana será, en muchos casos, una necesidad para aquellas compañías que quieran sobrevivir en un nuevo entorno. Y quizás lo más interesante es que, a diferencia de revoluciones anteriores, ésta la vamos a poder presenciar “en vivo y en directo”, pues será (mejor dicho: está siendo) más rápida de lo que muchos puedan pensar.

___________________________

Artículo original disponible en www.briansolis.com


Es difícil encontrar a alguien (amigo, familiar, compañero de trabajo) que no realice algún tipo de gestión a nivel online en su día a día. De hecho, en los últimos años se está produciendo un cambio significativo en los hábitos de consumo que está derivando en lo que los expertos denominan “el consumidor digital”: aquellas personas que están habituados a trabajar, comprar, relacionarse en un entorno 2.0. Y es clave para las marcas conocer al detalle a esta nueva tipología de consumidor, sus hábitos, preferencias, cómo consumen y compran, con el objetivo de establecer las estrategias de marketing y ventas más adecuadas.

La compañía TNS, líder a nivel mundial en estudios de mercado y consultoría, ha realizado un estudio a partir de 72.000 entrevistas en más de 60 países con objeto de sacar conclusiones prácticas acerca del consumidor digital del siglo XXI. El estudio se denomina “Indice de crecimiento digital”, y puedes descargarlo en formato pdf en este link. Te animamos a leerlo, pues es extremadamente interesante. De hecho te puede ayudar a contestar preguntas como las siguientes: ¿Es internet el medio adecuado para atraer a mi público objetivo? ¿Qué esperan de mi marca? ¿Cómo puedo conseguir que un consumidor se convierta también en prescriptor?

Pero si no tienes paciencia, te vamos a dar un pequeño avance de datos que hemos considerado relevantes:

  • El 47% de los cointernautas españoles habla de marcas online
  • También un 47% de los usuarios de redes sociales admite que “espía” a familiares y amigos
  • El usuario español medio tiene 143 amigos digitales, cifra que se queda lejos de países como Brasil (481 amigos)
  • A nivel mundial, los internautas pasan más de 3 horas a la semana comprando online. Esta cifra alcanza las 5 horas en China
  • Casi 3 de cada 10 ya compra a través del móvil.
  • El 61% de los que escriben online acerca de las marcas lo hacen para alabarlas. El 64% lo hace para aconsejar, y el 53% escribe para quejarse. De hecho, por muchos comentarios positivos que tengamos, un único comentario negativo influye en la imagen de marca. Por ello es fundamental disponer de una estrategia que nos permita reaccionar a tiempo, gestionar la atención al cliente de forma eficaz, y permitir minimizar el impacto negativo de un usuario descontento.

Por supuesto son simples trazos de un estudio que, repetimos, vale la pena leer… o ver resumido en este vídeo:

____________________

Fuente: Estudio TNS Digital Life


Brian Solis es uno de los “gurús” del marketing 2.0 más importantes que podemos encontrar en el panorama internacional.  Analista de Altimeter Group -consultoría especializada en nuevas tecnologías-, visionario, escritor… Su obra “Engage” es una referencia para todos aquellos profesionales de marketing interesados en conocer la forma de medir e implementar estrategias de social media de forma exitosa.

Y hoy queremos hacer referencia a un artículo recién publicado en el que nos hace reflexionar acerca del enfoque de las empresas frente a las redes sociales.

Todos somos conscientes de que hay que cambiar la forma de hacer las cosas. Y 2011 ha sido un año clave, un punto de inflexión, en lo que a estrategias de comunicación se refiere. Pero no por ello debemos actuar de forma precipitada y buscar una agencia para que nos diseñe una preciosa página de Facebook, o de Twitter “porque es lo que se ha de hacer”. Hay un paso previo fundamental: debemos conocer perfectamente a nuestros usuarios o consumidores actuales y potenciales ANTES de actuar.

Los consumidores del siglo XXI poco tienen que ver, en cuanto a hábitos, toma de decisiones y formas de acceder a la información, con los de hace apenas 10 – 15 años.

El consumidor actual busca fuentes de información que les da confianza: blogs, amistades, redes sociales específicas…

El consumidor actual tiene su smartphone (ya sea Android o Apple) repleto de Apps que, en su mayoría, utiliza para tomar decisiones como antes se hacía a través de anuncios de la televisión, radio o prensa y revistas.

El consumidor actual se fía mucho más de otros consumidores que de las propias marcas. Es cada vez más habitual,  por ejemplo, leer las opiniones que tienen otros compradores y usuarios acerca de un producto o servicio en webs como Amazon, Trip Advisor y muchas otras.

En definitiva, el paso básico que toda empresa debe dar a la hora de plantearse una estrategia de redes sociales es el de investigar, intentar conocer a sus clientes, entender cómo toman sus decisiones y, a partir de allí, buscar la forma más adecuada de conseguirlo e invertir firmemente en ello.

________________________

Artículo original: “Digital Trends: Strategies for Reaching and Influencing Connected Consumers (Brian Solis)

Etiquetas: ,
Compártelo:

  • http://gaming.logitech.com/es-es

Buscador

Categorías

Últimos comentarios

Archivo

Enlaces