Reconócelo: lo primero que haces al despertarte por la mañana es chequear tu cuenta de Facebook, revisar los mails o comprobar si alguien ha retwitteado tu último mensaje y, mientras desayunas, ya tienes claro la fotografía que quieres colgar en Instagram nada más subirte al autobús.

Si lo anterior se acerca a la realidad, ¡enhorabuena! ya formas parte del club de quienes no podemos vivir sin las redes sociales. Quizás el término “adicción” sea algo excesivo en muchos casos (aunque luego veremos que no tanto como pensamos), pero estarás de acuerdo en que un cierto halo de stress, de inquietud, está flotando permanentemente sobre nuestras cabezas en aquellos momentos en los que no tenemos acceso al móvil, tablet o ultrabook.

La cuestión es que los amigos de fix.com han recopilado datos de las últimas investigaciones acerca de cómo afecta a nuestra salud el fenómeno de las redes sociales, y lo han recopilado en una infografía que encontrarás más abajo, o que podrás descargarte en este link. Algunos datos interesantes:

  • El 72% de los adultos que se conectan a internet hacen uso de las redes sociales (dato: Mayo 2013), y dedican unas 23 horas semanales a enviar mails y conectarse a redes sociales o plataformas online de algún tipo. Esto supone el 14% de las horas totales en nuestras vidas…. o más del 20% si dejamos de lado las 8 horas de sueño de media.  Es decir, una quinta parte de nuestra vida la dedicamos a estar “conectados”. Quizás se debe a que el 67% de la gente tiene miedo, literalmente, a perderse algo en caso de no estar atentos a sus dispositivos móviles.

  • Afortunadamente, somos conscientes de que estas cifras no pueden ser buenas. Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Salford, el 50% de los 298 encuestados consideran que Facebook y Twitter empeoran sus vidas, y que sus niveles de auto estima se pueden ver claramente afectados (negativamente, por supuesto) cuando se comparan sus “logros” online con los de otros amigos o compañeros.
  • Más datos de este estudio: el 25% de los encuestados tienen problemas en el trabajo o en sus relaciones derivados de confrontaciones online, y más del 50% se quedan muy preocupados cuando no pueden acceder a Facebook o a sus cuentas de mail.
  • Si vamos un paso más allá y entramos en el terreno científico-médico, un estudio de la Universidad de Harvard nos revela que cuando decidimos “abrirnos”, explayarnos en las redes sociales, se activa en nuestro cerebro el Nucleus Accumbens, una región muy importante, precisamente, para el desarrollo de las adicciones (pr ejemplo, se activa cuando se consume cocaína u otras drogas). Y también se activa una zona del cerebro asociada con la sensación de placer; el mismo tipo de placer que tenemos cuando comemos, recibimos dinero… o practicamos el sexo.
  • Otro dato en el que se puede comparar lo que hacemos fuera y dentro de las redes sociales: el 30 – 40% de nuestras conversaciones diarias giran en torno a nuestras propias experiencias. Pues bien, esta cifra crece hasta el 80% en el caso de las redes sociales.
  • Otro estudio realizado por la compañía Boost Media entre 500 jóvenes de 16 a 25 años revela que el 50% de éstos se consideran adictos a las redes sociales, siendo mayor la cifra entre las mujeres. El 68% consultan sus páginas de redes sociales un mínimo de 10 veces al día. Y el 31% permanece “conectado y activo” incluso en el cuarto de baño…
  • Los más jóvenes (de 15 a 19 años) son los más enganchados a las redes con 3 horas diarias.
  • Si nos preguntamos “¿cómo podría suplir esta afición a las redes sociales con actividades más saludables?”, las respuestas son demoledoras: si reducimos un 30% el tiempo que estamos online, tendremos 7 horas libres a la semana para practicar actividades deportivas, por ejemplo. Y estas 7 horas, si las dedicáramos a practicar running, nos permitirían “quemar” el equivalente a 15 hamburguesas con queso en el caso de los hombres, y 13 en el de las mujeres… Este dato seguro que acaba por convencerte de que hay que emitir un auto-SOS y plantearse seriamente hacer balance. De este modo nos daremos cuenta, muchos de nosotros, de que no pasa absolutamente nada si reducimos el tiempo que pasamos online. Es más, muy probablemente saldremos ganando, tanto mental como físicamente.

__________________

Fuente: Fix.com

Etiquetas:
Compártelo:

Escribe tu comentario

Nombre *

Email *

Website

Comentario


cuatro × 1 =

No hay comentarios todavía, ¿te gustaría ser el primero?


  • http://gaming.logitech.com/es-es

Buscador

Categorías

Últimos comentarios

Archivo

Enlaces